Only God Forgives o un fashion film de 90 min.

only-god-forgives-ryan-gosling

Con un halo de rojo y azul que se da a ver en los primeros segundos de la película y marcarán su trayecto a lo largo de este film, esta obra de Winding Refn es destacable por su dirección de arte. Nada más.

Only God Forgives no pretende ser una película y mucho menos entretener al espectador. Los 90’ minutos de este largometraje están enfocados como una obra de arte para ser admirada y desafía al espectador a entenderla. El guión es solamente una pequeña parte de lo que en realidad Winding Refn quiere exponer a quien la vea.

Con escenas que por momento se confunden con planos fotográficos dignos de un editorial de Vogue, los guiños a grandes directores se hacen más que presentes a lo largo de toda la película. Empezando por Wong Kar Wai con su extremada serenidad, violencia zen y colores que remiten a 2046, siguiendo por el personaje Cristal -la mamá- que nos recuerdan a Lynch y un poco a Kubrick en sus últimos films por su extremo lujo y oscuridad.

La extrema violencia que por momentos juega con lo absurdo tal vez ya lo tengamos incorporado de Tarantino y nos genera ese sentimiento no tan genuino. Creo que Winding Refn tenía muy en claro que su guiño a Tarantino era más que obvio pero ¿saben qué? Lo hizo tan obvio para poder demostrar que lo puede hacer. Y bien.

ONLY-GOD-FORGIVES-poster

Los diálogos son casi inexistentes, porque insisto, es un film para admirar, no para entender.

Ryan interpreta el personaje principal de la película. Este no tan nuevo actor es el niño lindo y cute pero rebelde del cine mainstream -que por veces flirtea con el cine independiente- y queda en claro que cada vez más por la elección de sus papeles cinematográficos quiere ser el Brad Pitt de su generación.

Un film lleno de clichés y con fórmulas repetidas de grandes directores. No sorprende por su originalidad pero sí por su capacidad de poder conjugar todo eso junto y aún así hacer que funcione.

No podría dejar de destacar la banda de sonido de la película que de repente nos trae una reminiscencia a Drive, anterior film del director.

Un film estéticamente impecable con un guión que no sobresale pero tampoco aburre. Se lleva tres poty-estrellas.

¿Ustedes la vieron? ¿Qué les pareció?

Trabajo como Global Social Media Strategy, Digital Content y Digital Small Business Consultant. Creo en la bici como un medio de transporte. Un día grabaré un EP y viviré en París. O L.A.

2 Comments

  • Responder julio 7, 2014

    Jime Ji

    La vi y es exacto lo que decís, podríamos compararlo con comer dulce de leche con cuchara directo del pote, no? empalagosa y gloriosamente deliciosa a los ojos.

    • Responder julio 7, 2014

      Flor

      Te quiero tanto porque sos la que siempre comenta en mis blogs <3

Leave a Reply Clic para cancelar respuesta.

Responder a Jime Ji Cancelar respuesta