El diseño independiente y su oportunidad en la web

espoleta-diseño-independiente

A principios del 2000, las carreras de diseño estaban en auge. Palermo recién empezaba a transformarse en lo que es ahora, la meca del diseño de autor e independiente. Contaba con algunas ferias y los primeros locales y/o estudios de diseño que recién se asentaban en la zona. Fue aquí que muchos diseñadores autónomos vieron en estas ferias independientes la oportunidad de mostrar sus productos, venderlos y ser conocidos en este nuevo mercado de diseño de autor que nacía en Argentina. Internet recién estaba ingresando en las casas de los argentinos, por ende la autogestión era a puro pulmón, invirtiendo en publicidad tradicional y el viejo amigo del boca a boca. Sin embargo era un mercado nuevo y fértil, varios diseñadores triunfaron exportando a mercados extranjeros más sólidos como Japón, EEUU, Europa, Brasil, etc.

Después del boom de las carreras de diseño y con un mercado ya no tan emergente y un poco más maduro, quienes empezaban a estudiar diseño en la actualidad se toparon con una inquietante pregunta: ¿cómo competir en un mercado que ya estaba súper poblado de ferias independientes, diseñadores autónomos más experimentados y primeras marcas que se sumaban al diseño de autor en sus productos? Pero principalmente, ¿cómo cautivar a un público abrumado de ver más de lo mismo?

Paralelamente, internet seguía creciendo y creando una nueva industria local, pero que no estaba tan consolidada en el sector diseño. Pues ahí estaba la clave para quienes la supieron aprovechar. Estaba al alcance de muchos y con menos recursos y presupuesto de lo que costaría antiguamente darse a conocer, los diseñadores independientes pudieron hacer de la web 2.0 una nueva herramienta que sirviera de vidriera para mostrar, conectar, vender; tanto a nivel nacional, como internacional.

La fortaleza en la web 2.0 está en saber qué y cómo se comunica en una plataforma digital.

¿Cómo comunicar algo desde lo virtual, para un público que no puede tocar lo que le estamos ofreciendo y lo recibe vía encomienda o tiene que trasladarse físicamente a buscarlo?
Sí, ahora un diseñador puede darse a conocer más fácil, pero el desafío para destacarse es doble.

En esta plataforma, diversos diseñadores independientes se dieron a conocer auto gestionando su propio blog, sitio web o directamente con las redes sociales: son un gran canal de atracción para conectar de una forma sencilla y valga la redundancia, son más sociales.

Pero los diseñadores independientes 2.0 de hoy, ¿están haciendo las cosas bien? ¿saben cómo triunfar en el mercado online?

Estas y otras interrogantes son cosas que no se pueden aprender de manual, pero lo cierto es que hay algunos pasos que nos pueden guiar al éxito. La clave está en observar a nuestro público y saber a dónde queremos llegar. Entonces, ¿quiero hacer sólo branding? ¿o también quiero vender online? ¿tal vez ofrecer promociones exclusivas a quien nos tiene en redes sociales? Comunicar de forma sencilla y ligera ya es un gran paso.

Estar presente online hoy requiere ordenar y planificar una estrategia para este mercado y así lograr destacarse en un mar de competencia. Como una modista sabe cortar, coser, achicar y colocar avíos, el diseñador 2.0 que se autogestiona tiene que conocer a fondo el territorio donde se desempeña y generar valor a quienes nos eligen, sólo así logrará entender su público y sostenerse en el tiempo.

Trabajo como Global Social Media Strategy, Digital Content y Digital Small Business Consultant. Creo en la bici como un medio de transporte. Un día grabaré un EP y viviré en París. O L.A.

Be first to comment