Cómo elegir mi primer máquina de coser

como-elegir-maquina-coser

Coser en casa antes era tan común como hacer la comida de todos los días o usar la compu. En los colegios era una asignatura obligatoria y no había abuela que no hiciera la ropa a los nietos, los manteles, cortinas y hasta los acolchados de la casa.

Claro que esto cambió con los años y hace unas generaciones que la mayoría de las mujeres no saben coser, pero apoyan esta disciplina y les encantaría saber coser para hacer sus propios proyectos: sea por su bajo costo, por hacerlo a su gusto o porque no encuentran en el mercado lo que necesitan.

Entonces surge esa duda infinita de quien está empezando a dar sus primeros pasos en la costura y no tiene alguien más experimentado en el tema para consultar: ¿Cómo elegir mi primera máquina de costura? ¿Elijo una nueva o una usada? ¿Qué tengo que tener en cuenta al elegirla? ¿Para qué la voy a usar?

Los factores a tener en cuenta principalmente son los del uso que le vas a dar a ella. Pero vamos a definir los elementos más sencillos y básicos que tiene que tener una máquina de coser para quien está empezando y no tiene mucha -o ninguna- experiencia.

Antes de adquirir una máquina de coser -sea comprada, regalada o heredada- recomiendo probar una máquina -y probarla cosiendo- para familiarizarse y estar segura de que le vamos a dar algún uso y no dejarla guardada acumulando polvo. ¿Cómo? Con una amiga, vecina o algún curso gratuito de corte y confección que tengas cercano de tu casa. Si estás en Capital Federal, hay cursos gratuitos que se dictan en centros culturales ubicados en las escuelas primarias (más info en el link: http://bit.ly/1at9Z9P)

¿Vamos a nuestras recomendaciones?

1. Funciones de la máquina (y funciones reales que vas a necesitar).

Las máquinas de coser son un poco como las computadoras. Si no sabemos qué funciones necesitamos terminamos comprando algo que tal vez no cumpla nuestras expectativas. Sea por demasiado o por muy poco. Para quien empieza a dar sus primeras puntadas recomiendo una máquina que tenga las siguientes prestaciones:
Puntos básicos: recta y zigzag. Con estos puntos ya podés coser de todo (siempre hablando de telas planas, o sea, las que no se estiran).
Que puedas coser telas gruesas como jean o varias camadas de tela. Hacer un dobladillo es básico.
Que venga con la función “cierres”. Facilita muchísimo.

Si viene con puntos extras como el “falso overlock” (que es la costura que tienen todas las prendas que comprás) podés usar este punto en vez del zigzag para surfilar (coser las terminaciones para que no se deshilache la tela).

Brazo libre: para hacer costuras de mangas, ruedos o piezas en forma tubular.

Que haga ojales automáticos: por más que no empieces a coser ropa, no se sabe cuándo se va a necesitar hacer un ojal y, créanme, hacerlo a mano da mucha fiaca.
Un tip: yo prefiero las que vienen con bobina de metal lateral antes que las de plástico con bobina a la vista. La tapita de plástico donde va el carretel a veces se desajusta y hay que pegarla con una cinta adhesiva.

Un lujo extra (que incluyen algunos modelos básicos): algunas familiares cosen telas de punto (modal, lycra, jersey, etc) y solo necesitas una aguja tipo bolita. Con esto estás más que hecha.

2. Máquina de coser nueva vs usada.
maquinas-de-coser-vintage

Una máquina de coser nueva es un placer. Todo funciona perfecto, no hay sorpresas o desajustes raros. Son livianas y transportables (las podés llevar de un espacio a otro solo agarrando su manijita). También son más caras que una usada y hay una variedad infinita de modelos -nacionales e importados- con diferentes puntadas y prestaciones -mecánicas o electrónicas- y es muy angustiante saber si estamos haciendo la elección acertada al momento de elegir nuestra primera máquina de coser. Pero con que tengas las funciones básicas presentadas anteriormente ya basta.
Si no sos muy experimentada en el tema de la costura, solo recomiendo una usada si es heredada o regalada. Hacer una inversión en una máquina que no sabés cómo funciona y si está en buen estado puede pasar de ser una alegría a una frustración. En los modelos antiguos suelen venir el 90% de los casos solamente los puntos básicos (recta y zigzag), sin brazo libre y no suelen coser telas de punto. Lo bueno es que suelen coser telas pesadas y son de fácil uso, ya que no tienen muchas funciones.

3. Tipo de máquina: familiar vs semi industrial.

Una máquina familiar es la que venimos presentando hasta el momento. Son aptas para trabajos domésticos, pero también podés usarlas para pequeños emprendimientos de una tirada baja si querés. Adquirir una semi industrial cuando recién estás empezando no suele ser conveniente. Requiere más mantenimiento por su gran capacidad de costura diaria (las más básicas cosen 80 prendas por día) y solamente recomiendo comprarla si empezás un curso de costura y un emprendimiento con un volumen importante diario de tiradas para usarla como herramienta de trabajo.

4. Marcas.
maquinas-de-coser-basicas

Preferí las marcas de nombre o que siempre hicieron máquinas de coser, como Singer, Brother y Godeco. De las nuevas recomiendo Janome, Bernina o Faber. También tené en cuenta el lugar donde la comprás: si ofrecen servicio técnico (sea manutención o reparación) y si los repuestos son fáciles de conseguir. Una máquina de coser familiar muy común y práctica hoy por hoy es la Singer – Florencia. Podés optar por el modelo 63 o 69. No hay tanta diferencia de precio entre un modelo y otro (el último es el más completo) y es una máquina que dura muchísimos años.

5. Manutención y cuidados básicos.

Todas las máquinas de coser deben ser llevadas al técnico una vez por año para ponerlas a punto, esto es, verificar si están bien calibradas, aceitarlas, limpiar los engranajes, etc. Una buena manutención favorece que no se rompan partes internas y puedas coser bien siempre. Tenerla guardada en su funda o valijita también hace que las partes internas no se llenen de polvo, dificultando el funcionamiento de la misma. Imaginate que se rompe justo cuando estás haciendo ese vestidito divino para un evento. ¡Qué frustración!

Esperamos que estos tips te sean de ayuda para elegir tu primera máquina de coser. ¡Mandanos tus comentarios!

Fuente original: Bixti

Trabajo como Global Social Media Strategy, Digital Content y Digital Small Business Consultant. Creo en la bici como un medio de transporte. Un día grabaré un EP y viviré en París. O L.A.

3 Comments

  • Responder abril 29, 2017

    JULIA MERCEDES GALARZA

    Hola! Me gustó mucho tu post. Estoy por comprar y no me decido entre la Singer Florencia 69 o la Singer Tradition 2273. Cual me recomendas?

  • Responder agosto 27, 2017

    Herminia

    Estoy justamente pensando en comprar una maquina de coser por primera vez; fui a un representante de Janome pretendió convencernos de comprar una usada industrial con mesa; no me pareció conveniente simplemente quiero una sencilla maquina para aprender a coser a maquina, y hacer cosas sencillas en casa si mi hijo o marido intentan hacer cosas con la maquina bienvenido sea pero lo dudo siempre piensan hacer cosas y luego pocas veces se concreta. Creo que tu blog refleja eso. Gracias por tus comentarios, Saludos cordiales

  • Responder octubre 1, 2017

    Lola

    Gracias! Me aclaraste un montón el panorama,heredé una Singer de las antiguas a pedal y no la sé hacer funcionar y quiero empezar con una eléctrica sencilla.Gracias por tomarte el tiempo de escribir esto.

Leave a Reply Clic para cancelar respuesta.

Responder a Herminia Cancelar respuesta